Skip to main content
Opiniones

Amor por adelantado

By 25 de septiembre de 2023No Comments

“¿Para qué me voy a casar? Unos papeles no van a cambiar lo que siento; estamos bien así, y mayor compromiso que nuestro hijo, que es para toda la vida, no hay. Cuando el niño sea mayor ya organizaremos una fiesta para celebrar por todo lo alto que nos queremos, y la boda ya llegará”.

El matrimonio a la antigua usanza no está de moda. En España el número de casamientos desde 1965 ha descendido un 65%, a la vez que se alcanzaba en 2014 la tasa más alta de divorcios (133.643).

Estar “sin papeles” o sellar una relación con los hijos, puede que sea romántico y precioso; y puede que la pareja experimente un amor desbordante que no requiera de formalismos. Pero eso no le resta profundidad ni hondura a esto de compartir la vida “pasando por el altar” y “hasta que la muerte nos separe”. Algunas razones para animar a recelosos y dubitativos:

Primera: no se trata de despreciar otras opciones, sino de descubrir si el corazón se mueve cuando escuchamos hablar de un amor infinito y nos atrae pasear de la mano con la misma persona en la ancianidad.

Segundo: la apuesta no es culminar un amor con una celebración, sino celebrar que nos damos el amor por adelantado aunque ya nos queramos. Es decirle al otro algo así como: “Te quiero desde antes”. A las circunstancias posteriores no se les otorga el poder de hacer desaparecer el amor.

Tercero: los papeles importan, y la proclamación pública de unas promesas también. Porque comprometen. Ante el otro y ante los demás. Tener un punto de partida común ayuda a situarse y situar la relación.

Y sobre todo: ¿Qué tipo de amor me siento llamado a vivir y reproducir? Porque, si es el de Dios –que es asombroso, extraordinario e incomparable a otros amores– entonces tendrá que llevar la marca de la fidelidad, misericordia, ternura, totalidad, paciencia, indisolubilidad…

Contar con un amor así, “para toda la vida”, produce descanso, elimina miedos y genera seguridad –“quien lo probó, lo sabe”, Lope de Vega dixit–, además de ser el mayor regalo para los hijos.

Aunque no esté de moda… este camino ilusionante lo marca Dios. Pues, al igual que Él se unió totalmente y para siempre a nosotros; invita a algunos a hacer lo mismo con una persona en particular. Un auténtico sacramento, reflejo y signo de un amor maravilloso y sin igual.

 

María Dolores López Guzmán

Publicado en R21

Enero 2019