Skip to main content

“Amor a prueba del tiempo”

San Joaquín y Santa Ana, abuelos de Jesús

Madera de abedul

La Tradición de la Iglesia nos ha transmitido los nombres de los padres de María. El nombre de Ana significa “gracia, favor de Yahveh”, y el de Joaquín, “Yahveh edificará”. Ellos transmitieron a la Virgen la piedad del pueblo de Israel. Son considerados los patronos de los abuelos.

En el icono Joaquín otorga el protagonismo a Ana, la madre, y se coloca en un segundo plano sin dejar de apoyarla. Ella lleva en su túnica y su manto los colores de la Virgen (azul, que simboliza la humanidad; rojo, que remite a la divinidad, pero con reflejos de luz azul).

Ambos tienen la aureola de los santos, el nimbo, realizado en oro, porque sus vidas están en la esfera de Dios.  Los dos miran en la misma dirección. Su amor sale hacia afuera, y Ana mantiene la mano derecha abierta para recibir y bendecir.