Skip to main content

La desnudez siempre ha sido una realidad inquietante. Atrae y descoloca a
la vez. Despierta sentimientos contradictorios difíciles de manejar: deseo,
admiración, vergüenza, pudor… Caer en la cuenta de que los momentos
más significativos de la vida de Jesús (el Nacimiento, el Bautismo, la
Muerte y la Resurrección) están marcados por ella nos da una clave
novedosa y sorprendente, mucho más que una metáfora de su existencia
que puede cambiar nuestra manera de mirarlo. El lema clásico, “seguir
desnudo al Desnudo”, no ha perdido hoy vigencia ni vigor. La desnudez,
por lo que significa de transparencia, pobreza y sencillez, es inspiración de
la Vida Consagrada, y no menos debe serlo de la del laico. Merece la pena
fijar una y otra vez los ojos en Cristo desnudo, aunque no captemos cada
vez más que un pequeño matiz. Es ahí donde podemos descubrir la
historia ilusionante y esperanzadora escrita por Dios con amor infinito para
encontrarse con el hombre y darse a conocer tal como es.

Fecha de publicación: 2007

Núm. páginas: 224

ISBN: 978-84-293-1693-3